22 de marzo, 2020 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Cinco departamentos del Centro de Salud de Zealand (Dinamarca) reciben diariamente entregas autónomas del área de esterilización del Centro, cuyo transporte por los pasillos del Centro de Salud se realiza con un robot móvil colaborativo de Mobile Industrial Robots (MiR). Esta implementación es parte del desarrollo de una logística flexible y automatizada que se llevará a cabo en la nueva ampliación del Centro que albergará una superficie de 190.000 m2 y que prevé 90.000 hospitalizaciones anuales y 400.000 visitas ambulatorias.

Su nombre es Optimus. Así es como el personal del Centro de Salud de Zealand se refiere al robot MiR100 que, dese hace dos años, ha automatizado el transporte interno de equipos desechables estériles en el centro. Esta nueva tecnología se ha popularizado rápidamente porque el robot -al que han bautizado coloquialmente como Optimus- mejora el servicio, minimiza el espacio de almacenamiento, ahorra pasos y evita la escasez. El robot capaz de moverse entre personas cambiando su ruta de forma autónoma para agilar su misión cubre más de 10 km a la semana.

A este respecto, Johnny Hansen, Gerente del Centro de Salud, señala: “Estoy realmente sorprendido por la rapidez con la que tanto el personal como los pacientes se han acostumbrado a Optimus. Se refieren al robot como un colega, y "él" se ha convertido en pocas semanas en parte del entorno. Es indicativo la forma en que los seres humanos percibimos rápidamente las nuevas tecnologías como una parte natural de la vida cotidiana. Con la tecnología de MiR, liberamos a los asistentes de servicio desde tareas logísticas hasta tareas más cálidas como la atención a los internos, al paciente. Ya hemos logrado enormes avances con la introducción de esta tecnología autónoma”.

El robot de Mobile Industrial Robots (MiR) fue seleccionado para un proyecto piloto sobre robots móviles porque su tecnología ya había sido probada. Tal y como indica el gerente: “Ofrece la solución más avanzada para nuestro sector, sus robots ya están desplegados en otros centros de salud y geriátricos daneses y parecen satisfacer nuestras necesidades. Una gran ventaja es que los robots están diseñados para funcionar exactamente en las mismas áreas que los humanos para que no tengamos que cambiar nuestras instalaciones existentes. Ella que estos robots pueden tomar el ascensor, conducir por los pasillos lado a lado con empleados y pacientes, evitando obstáculos e incluso abriendo puertas de forma autónoma”.

Más flexible, menos estresante

Desde el principio, la gerencia de este centro de salud danés ha involucrado al personal en el proceso de implementación. La iniciativa fue recibida con entusiasmo, especialmente por parte de los empleados que -hasta ese momento- habían tenido que encargarse de las estresantes tareas de transporte. Antes de que el robot llamado coloquialmente Optimus llegara al centro de salud, los celadores proporcionaban entregas semanales de equipo desechable a 5 departamentos. El procedimiento manual implicaba levantar objetos pesados e incómodos que requerían una torsión en el cuerpo. Ahora el robot móvil colaborativo entrega los equipos diariamente, asegurándose de que los distintos departamentos no se queden sin productos estériles.

A este respecto, el gerente de Operaciones indica “esto cambia la forma en que trabajamos, tenemos todas las razones para creer que hemos iniciado una ola de automatización positiva. Hemos liberado tanto los recursos humanos que se utilizaban para el transporte como los costosos metros cuadrados utilizados como depósitos. Al mismo tiempo, podemos mejorar todo el flujo y minimizar los tiempos de espera gracias a entregas más frecuentes y específicas”.

Implementación a medida

La implementación técnica de la solución global con el primer robot móvil del hospital, consta de cuatro partes:

  • 1. En la parte inferior se encuentra el robot móvil colaborativo MiR100, con una capacidad de elevación de 100 kilos.
  • 2. Se instaló un módulo superior en la superficie de carga del robot.
  • 3. Un carro que puede hacer “clic” en el módulo superior cuando el robot se mueve por debajo de él.
  • 4. En la parte superior del carro, que está sellado por el centro de esterilización, se monta un armario.

En el Área de Esterilización, el personal empaca el equipo desechable y las herramientas estériles en los carros. El robot móvil colaborativo corre entre el área de esterilización y realiza diez paradas diferentes en el Centro de Salud. A continuación, los asistentes de servicio en los diferentes departamentos vacían los carros.

La tarea de preparar los transportes robóticos está en manos, entre otros, de Anne Rosenberg Petersen, asistente social y de salud del Área de Esterilización. El nuevo robot móvil se asegura de que los yesos, las agujas, los kits de infusión y mucho más se entregue a tiempo.

Según Anne Rosenberg: “Tan pronto como empaque los productos en el armario, puedo, con un clic en la tablet, enviar el robot a los diferentes departamentos, con todo el equipo que necesiten. Al mismo tiempo, recibo automáticamente el equipo usado y los carros vacíos de los departamentos. Creo que es realmente emocionante que podamos usar un robot para ello”.

El robot coloquialmente llamado ‘Optimus’ ha sido programado para advertir cortésmente a los pacientes y al personal que se está acercando, antes de que atraviese silenciosamente las puertas automáticas o salga del ascensor. Además, se han colocado carteles en su parte frontal, que indican el destino actual del robot a las personas que lo rodean.

Mayores utilidades de la robótica móvil

El robot móvil autónomo de MiR sólo necesita ajustes de software sencillos para cambiar sus misiones, por lo que el mismo robot puede realizar una diversa variedad de tareas en diferentes ubicaciones, realizando ajustes automáticamente para satisfacer los entornos cambiantes y los requisitos de producción.

La directora de Proyecto del Centro de Salud, Lillian Hansen, que dirige el proyecto piloto con el robot móvil indica: “El objetivo de la inversión en el primer robot móvil era conocer mejor las posibilidades que ofrece esta tecnología”. “Nos encontramos en una situación en la que tenemos que pensar de forma diferente, porque tenemos que optimizar la logística actual del hospital, a la vez que diseñamos una solución logística para la ampliación del hospital. La experiencia con el primer robot móvil de MiR nos ha dado más ideas para la automatización de otras tareas de transporte en el Centro”.

En este sentido, uno de los escenarios previstos por el Centro de Salud de Zealand es el transporte de paquetes de equipos personalizados para cada una de las operaciones quirúrgicas planificadas. El proyecto piloto ha demostrado que el centro de salud puede programar planes de operación en el programa diario del robot móvil y garantizar la entrega del equipo adecuado en el momento adecuado. La entrega automatizada de medicamentos desde las farmacias y laboratorios de los hospitales y los centros de salud es otra tarea obvia para los robots móviles.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus