24 de febrero, 2021 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Según los resultados de la última encuesta realizada por Yoopies a 275 cuidadores de personas mayores y dependientes, el 78,5% de estos profesionales considera que es esencial la vacunación prioritaria a su colectivo y el 62,2% se vacunaría si se le ofrece esta posibilidad. No obstante, el 53,8% señala que, a pesar de su importancia, su profesión continúa sin ser suficientemente reconocida.

Los resultados del estudio de Yoopies "Cuidadores a domicilio y vacunación de la Covid-19" indican que una gran mayoría de los cuidadores domésticos están a favor de la vacunación. Así, el 78,5% de los encuestados creen que estos profesionales deben vacunarse de manera prioritaria, frente a un 16% que está bastante de acuerdo y un mínimo porcentaje que no lo está (2,2%). “Estamos en primera línea, yendo de una casa a otra para trabajar con personas vulnerables, la vacunación debe generalizarse a toda la profesión”, argumenta Ana, una ayudante domiciliaria de 47 años. Cuando son preguntados si se vacunarían de manera prioritaria, el 62,2% y el 20,7% están completamente y bastante de acuerdo en hacerlo respectivamente. A pesar de estos datos, a día de hoy la apertura de la campaña de vacunación a estos profesionales no se plantea de manera generalizada por parte de las Comunidades Autónomas.

Poco reconocimiento para una profesión en crecimiento El 53,8% del personal de ayuda a domicilio considera que la profesión no está suficientemente reconocida, siendo un 31,3% los que consideran que la falta de reconocimiento es total. Lamentan especialmente las difíciles condiciones de trabajo, "tanto desde el punto de vista físico como psicológico", y quieren que su trabajo sea reconocido como una "profesión de riesgo". Entre sus principales demandas están los aumentos salariales, el establecimiento de bonificaciones, un programa de protección social y un estatus específico. “Deberíamos tener el mismo estatus que el personal de enfermería y, sobre todo, un reconocimiento de los riesgos, así como un aumento de los salarios. El COVID nos ha olvidado”, señala María, una ayudante a domicilio de 53 años.

Las cifras oficiales confirman esta cuestión. El último estudio nacional de seroprevalencia del Coronavirus en España, que data del mes de diciembre de 2020, refleja que entre los trabajadores en activo, el personal sanitario (16,8%) y las mujeres que cuidan a personas dependientes en el domicilio (16,3%) presentan las cifras más altas de prevalencia global.(1) Sin embargo, el protocolo de vacunación español relega a las “personas que realizan un trabajo proporcionando cuidados estrechos a personas de poblaciones de riesgo en sus hogares (mayores, personas dependientes, enfermos, etc) al grupo cuatro" (2), lo que ha disparado la indignación del colectivo. Más aún si tenemos en cuenta, como señala la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, que la campaña de vacunación no incluye a las 134.000 cuidadoras no profesionales que están expuestas y pueden transmitir el virus a los más mayores. Según esta asociación, de las 450.517 personas con prestación económica para cuidados en el entorno familiar (PECEF), 133.679 tienen el más alto nivel de dependencia y necesitan los servicios de una persona cuidadora no profesional que las atienda, que puede ser una o varias. Por lo tanto, estas cuidadoras deberían ser vacunadas. (3)

No obstante, algunas Comunidades Autónomas han comenzado a manifestar su intención de incluir a las personas grandes dependientes que viven en sus domicilios, así como a sus cuidadores entre los primeros grupos de vacunación, como Aragón o Castilla y León. La Consejería de esta última ha comenzado a elaborar las listas de un sector que cuenta con cientos de cuidadores que trabajan sin afiliación a la Seguridad Social.

Es indudable que la industria de servicios a domicilio está creciendo. Hoy, gran parte de la población española tiene una persona dependiente en su círculo y la tendencia seguirá aumentando en los próximos años. Más aún cuando sabemos que un 41,9% de personas mayores de 65 años viven solas (4) y que el crecimiento vegetativo de la población residente en España fue negativo en 57.146 personas en 2019 (5), entendemos que los cuidadores y los ayudantes a domicilio serán cada vez más imprescindibles.

Las necesidades son inmensas y estas profesiones son requeridas cada vez más. Esta tendencia también se observa en la plataforma Yoopies con un aumento del 21% en las ofertas de trabajo de ayuda a domicilio en un año (período del 01 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2020). Todo ello alimenta la necesaria reflexión sobre una revalorización de la profesión.


Notas:
1 Gobierno de España (2020). Estudio ene-covid: cuarta ronda estudio nacional de sero-epidemiología de la infección por sars-cov-2 en España: https://www.mscbs.gob.es/gabinetePrensa/notaPrensa/pdf/15.12151220163348113.pdf
2 Consejo Interterritorial. Sistema Nacional de Salud (2021). Estrategia de vacunación frente a COVID19 en España: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/covid19/docs/COVID-19_Actualizacion2_EstrategiaVacunacion.pdf
3 Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España(2021): https://directoressociales.com/32-000-dependientes-no-podran-ser-vacunados-y-se-excluye-a-las-134-000-cuidadoras-no-profesionales/
4 INE (2019). Encuesta Continua de Hogares: https://www.ine.es/prensa/ech_2019.pdf
5 INE (2020). Movimiento Natural de la Población: https://www.ine.es/prensa/mnp_2019_p.pdf

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus