4 de febrero, 2021 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Entrevista a César Cuevas, Coordinador del nuevo Grupo de Trabajo de Silver Economy&Gerontotecnología de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

¿Podemos empezar esta entrevista por definir Silver Economy y Gerontotecnología? ¿A qué materia se refiere concretamente?

Tomando como referencia la definición de la Unión Europea, la Silver Economy o Economía plateada es: “El conjunto de oportunidades que comienzan a florecer a partir del gasto público y de las personas consumidoras, y que está relacionada con la transición demográfica que significa el envejecimiento poblacional y las necesidades específicas del mercado de las personas mayores de 50 años”. Dicho de una forma más coloquial, podríamos decir que la Silver Economy engloba a todos aquellos productos y servicios que las personas van a consumir por el hecho de ser mayores; supone afrontar con realismo e innovación el reto del envejecimiento poblacional, a la vez que se exploran y aprovechan por parte de las administraciones públicas, empresas privadas y emprendedores, nuevos nichos de mercado como la salud, el turismo, el ocio, la vivienda, la educación, el empleo, etc.

La Gerontotecnología es un constructo derivado de dos ciencias: la gerontología y la tecnología; por tanto, se entiende a la Gerontotecnología como el estudio de la tecnología y la vejez para el aseguramiento de la buena salud, la participación social completa y una vida independiente a lo largo de toda la vida, sin importar lo mucho que ésta se pueda alargar. Dicho de otro modo, es el desarrollo y la aplicación de las nuevas tecnologías orientadas a solucionar o prevenir los problemas que acompañan el envejecimiento. Algunos ejemplos serían la domótica, la teleasistencia, la robótica, las apps, los wearables, los asistentes virtuales o los exoesqueletos, entre otros.

Podría decirse que la Gerontotecnología está englobada dentro de la Silver Economy, pero desde el grupo de trabajo hemos querido otorgarle una especial atención, ya que las nuevas tecnologías tendrán un peso fundamental en el reto del envejecimiento poblacional.

El porcentaje de población mayor de 65 años en los países europeos en 2050 oscilará entre un 23 y un 36% por ciento lo que convertirá a este grupo de población en un grupo muy influyente en cuestiones sociales y económicas. ¿La SEGG quiere aproximarse a esta nueva realidad con este grupo?

Así es, las generaciones de personas mayores de los próximos 15-20 años tendrán unos patrones y estilos de vida mucho más activos que las actuales generaciones de mayores. Esto irá acompañado de un nivel adquisitivo y un nivel de calidad de vida más alto, lo que convertirá a este sector poblacional como uno de los más influyentes y con mayor peso en las sociedades futuras.

Por esta razón, la SEGG ha considerado fundamental la creación de un grupo de trabajo multidisciplinar cuyo eje central sea promover intercambios científicos y experiencias innovadoras entre profesionales, investigadores, industrias y organizaciones profesionales relacionadas con el bienestar, la calidad de vida y la salud de las personas mayores, contribuyendo así a desarrollar y fortalecer la Silver Economy y la Gerontotecnología en nuestro país.

También es una corriente internacional que se ha traducido en que Naciones Unidas ha declarado la Década del Envejecimiento Saludable. ¿Cómo debería abordarse en nuestro entorno?

Creo que las instituciones deberían apostar más por la prevención y mejora de la calidad de vida, es decir, que una mayor esperanza de vida vaya acompañada de un buen estado de salud. Para ello se debe fomentar un papel más activo y participativo de las personas mayores en la sociedad.

A pesar de vivir en un país con gran dispersión geográfica y que ésta se agudice aún más en el caso de las personas de mayor edad que no viven en grandes núcleos urbanos, lo que dificulta acceso a estos programas, parece claro que las nuevas tecnologías deberían ser las grandes aliadas para lograr estos objetivos.

Esto puede haberse visto favorecido recientemente con el compromiso de las administraciones públicas de hacer llegar la conectividad de internet a pequeños núcleos rurales con el retorno de las generaciones jóvenes a la España vaciada tras la pandemia y con la apuesta por el teletrabajo.

Por esta razón, creo que nos encontramos en un momento crucial para apostar por el desarrollo de soluciones tecnológicas adaptadas a las personas mayores, que les permitan acceder a programas de prevención y promoción del envejecimiento saludables y que puedan llevar a cabo en su día a día, sin importar el lugar geográfico en el que residan.

Se estima que la economía plateada en 2025 puede equivaler a un 32% del PIB y un 38% del empleo en Europa. ¿Los Mayores a los que se dirigen en este Grupo de Trabajo, las instituciones, son conscientes de esta importancia?

Opino que ambos van siendo cada vez más conscientes del peso que van a tener en el PIB y en el empleo en el futuro.

En el caso de las personas mayores, cada vez son más conscientes del peso que tienen como consumidores y ya en los últimos años, este grupo poblacional, ha apostado por mostrar una actitud más positiva y activa sobre el envejecimiento que las generaciones de mayores que le precedieron, lo que los ha llevado a cuidarse, viajar, aprender, explorar nuevas actividades de ocio y comprometerse en actividades comunitarias y sociales.

Como bien sostiene Juan Carlos Alcaide, esto ha sido observado por grandes y pequeñas compañías privadas que están empezando a considerar a las personas mayores de 65 años como el gran target de consumidores con mayor oportunidad de negocio de los próximos 15-20 años, lo que ha inducido a realizar campañas publicitarias donde la vejez toma un papel positivo, dejando a un lado el edadismo de los anuncios publicitarios de décadas pasadas. Algunos ejemplos de este cambio de concepto serían: Adolfo Domínguez y su campaña “Se más viejo”; ING direct y la abuela nudista Encarnación Flores; o el abuelo influencer del ultimo vídeoclip de C. Tangana, Andrés García-Carro, más conocido como http://instagram.com/thespanishking_/

Respecto a las instituciones también creo que son cada vez más conscientes, pero desgraciadamente lo hacen lentamente, que el incremento en la esperanza de vida y la longevidad les va a suponer un mayor gasto e inversión futura en este sector poblacional (pensiones, asistencia sanitaria, servicios sociales, entre otros). Por lo que, desde hace unos años, están apostando por desarrollar políticas de prevención y promoción del envejecimiento activo, con el objetivo de, además de que las personas mayores vivan más años, éstos sean con mayor calidad de vida y retrasar, de esta manera, la dependencia lo máximo posible. En esta línea la Diputación Foral de Bizkaia ha apostado por la creación de un centro de referencia mundial “Nagusi Intelligence Centre” para la formación, investigación e impulso empresarial del envejecimiento y la Silver Economy. Otro caso similar de conciencia de las instituciones públicas, sería la Diputación de Zamora que también va a apostar por la creación de un Centro de Innovación digital Silver Economy de referencia europea.

¿Qué proyectos concretos va a ofrecer este Grupo de Trabajo?

Como comentaba anteriormente, el ámbito de actuación de la Silver Economy y la Gerontotecnología es bastante amplio por lo que el primer paso que hemos decido dar, como grupo de trabajo, es elaborar un documento técnico-informativo divulgativo con la situación actual de la Silver Economy y la Gerontotecnología en España, con el cual queremos hacer más operativa la definición y categorización de ambas materias.

Paralelamente, queremos ir dotando a la Silver Economy y a la Gerontotecnología mayor peso en los congresos nacionales de la SEGG, por lo que estamos trabajando en la búsqueda de referentes nacionales para la conformación de la primera mesa temática para la próxima edición. Nuestro objetivo es llegar a crear un espacio de coworking entre profesionales sanitarios y sociales, entidades privadas y asociaciones que diseñen productos y servicios destinados a las personas mayores y/o a cubrir las necesidades y la atención de éstas.

¿Es la tecnología y sus continuos cambios el principal problema para ayudar a los Mayores a ser activos en esta economía plateada?

Siempre se hablado de éstos como el gran hándicap y causante de la brecha digital en las personas mayores. Aunque creo que esta problemática todavía existe, cada vez es menor y si algo “positivo” tenemos que sacar de la pandemia de la COVID-19, es que mayores, adultos, jóvenes y pequeños nos hemos visto obligados al uso de estas herramientas con el fin de mantener el contacto con los nuestros, realizar nuestra actividad laboral, educativa, compras, entre otras; y por tanto, fortalecer o en su defecto desarrollar las habilidades y destrezas necesarias para el uso y manejo de las herramientas tecnológicas. Por esta razón y porque las próximas generaciones de mayores estarán y demandarán el uso de las nuevas tecnologías como algo básico en su día a día, creo que los cambios y las mejoras que se producen en ellas no serán un problema para que las personas mayores participen de manera activa en la economía plateada.  

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus