Empresas Premium

22 de octubre, 2021 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

El tratamiento de los datos clínicos es el principal escollo a superar en la incorporación de la transformación digital, se precisa una modulación y flexibilidad de la normativa vigente.

La transformación digital del Sistema Nacional de Salud (SNS) supone uno de los retos más importantes en el entorno sanitario, siendo un paso fundamental para alcanzar una atención preventiva, diagnóstica y terapéutica centrada en el paciente y que, en definitiva, contribuya a mejorar la salud de las personas. Este es el punto de partida de la mesa redonda “Transformación digital del Sistema Sanitario para la incorporación de la Medicina Personalizada de Precisión. Gobernanza, ética y regulación”, patrocinada por la Fundación Instituto Roche y celebrada en el XXVII Congreso Nacional de Derecho Sanitario, que está teniendo lugar los días 21 y 22 de octubre en Madrid.

Para Federico de Montalvo Jääskeläinen, presidente del Comité de Bioética de España y miembro del Comité Internacional de Bioética (IBC) de la UNESCO y uno de los ponentes de esta mesa, “la pandemia de Covid-19 ha dado un impulso imparable a la salud digital como herramienta para potenciar la Medicina Personalizada de Precisión, abordando cómo utilizarla de manera adecuada. Asimismo, la llegada de fondos europeos se va a centrar en la transformación digital, suponiendo una gran oportunidad en sanidad”.

No obstante, en palabras del presidente del Comité de Bioética de España, “el riesgo es que bajo el paraguas de la transformación digital puedan encontrar un camino aplicaciones o tecnologías que realmente no benefician la salud o incluso la perjudican, que confundamos servicios de salud con servicios de e-commerce o de e-health. Ahí es donde la ética aplicada y la bioética tienen  gran  protagonismo velando por poner en el centro a las personas”.

Por otra parte, “en todo este nuevo entorno, debemos conservar los aspectos humanos de la relación médico-paciente, no solo por razones éticas, sino también clínicas. La relación presencial, en algunos casos, es indiscutible ya que hay aspectos que una máquina no puede suplir. La comunicación de un diagnóstico fatal no se puede hacer online, salvo que sea imposible hacerlo de otra manera; determinadas noticias solo se pueden dar presencialmente. En resumen, bienvenida la salud digital, pero sin olvidar que el contacto humano y personal no puede desaparecer; es decir, complementa pero no sustituye”, ha añadido de Montalvo.

Necesidades regulatorias

Sobre las necesidades a nivel regulatorio para esta transformación digital del Sistema Sanitario para la incorporación de la Medicina Personalizada de Precisión, “el tratamiento de los datos clínicos es el principal escollo a superar, para lo que se precisa una modulación y flexibilidad de la normativa vigente (Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, LOPDPGDD)”, según Luis Calvo Sánchez, profesor titular de Derecho Administrativo de la Universidad de Burgos y miembro de la Asociación Española de Derecho Sanitario (AEDS), que ha moderado la citada mesa.

En el área de gobernanza, ha explicado Calvo, citando la recomendación de los expertos que han pilotado el diseño de la transformación digital del Sistema Sanitario, “el elemento prioritario es la necesaria elaboración de una Estrategia de Salud Digital del SNS, encauzada preferentemente a través del acuerdo del Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas en el Consejo Interterritorial del SNS, previa en su caso a los desarrollos normativos que fueron precisos y con previsión de una financiación sostenida y, por tanto, más allá de una dotación presupuestaria anual”.

Puntos imprescindibles de la transformación digital

En este momento, dentro del SNS hay conviviendo hasta 40 sistemas de información, convirtiéndolo en una especie de torre de Babel a efectos de gestión de la información. Por eso, en primer lugar, lo que hay que hacer es una valoración de la situación. Una vez hecho este análisis en profundidad, hace falta una estrategia en la que se fijen objetivos, prioridades y recursos. En este sentido, hace falta un programa presupuestario plurianual, porque las inversiones en infraestructura requieren un esfuerzo sostenido en el tiempo, y también una formación de cuantos agentes intervienen en este sistema”, ha afirmado Julio Sánchez Fierro, vocal de la AEDS, durante la citada mesa.

Asimismo, ha puntualizado Sánchez Fierro, hace falta establecer unas prioridades en cuanto a las materias en conjunto de datos a efectos de integrarse a este sistema, en base a criterios comunes y homogéneos.

También habría la necesidad de adaptar o aplicar mejor determinadas leyes, como la Ley Orgánica de Protección de Datos o la Ley de Investigación Biomédica, incluso la Ley de Contratos del Sector Público. Hay, por tanto, un trabajo importante y que requiere consenso y gobernanza. No basta con tener planes, sino que hay que tener un impulso sostenido en su desarrollo”, ha señalado el vocal de la AEDS.

Por último, Sánchez Fierro ha insistido en que “es necesario que haya datos en base a criterios homogéneos y que la interconexión y la interoperabilidad sean una realidad y no una hipótesis, poniendo el acento en la estrategia nacional de transformación digital y en la necesidad de contar con esos recursos técnicos, humanos y económicos a los que he hecho referencia”.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus