Empresas Premium

17 de marzo, 2021 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La mortalidad es doble entre pacientes con delirium y los que lo padecen y supone un sobrecoste para el sistema sanitario de 500 euros por ingreso.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en el Día Mundial del Delirium, quiere llamar la atención sobre esta enfermedad para recordar que un 30-40% de los delírium son prevenibles, aspecto que convierte al delirium en uno de los grandes caballos de batalla de la geriatría.

Desde el Grupo de Delirium de la SEGG, se quiere informar que el elemento que desencadena este estado puede ser muy diverso: desde una neumonía, un infarto o una intervención de cadera, hasta una leve infección de orina o deshidratación. Afecta a un tercio de los pacientes mayores de 70 años hospitalizados, porcentaje que se incrementa hasta el 50% en pacientes ingresados en unidades quirúrgicas. A pesar de su alta frecuencia, se diagnostica poco porque a menudo se valora como algo normal cuando no lo es; el delirium es una urgencia médica y se debe intervenir dadas sus graves consecuencias: la mortalidad es el doble entre los pacientes con delirium que entre los que no lo presentan, aumenta el riesgo de demencia, de ser dependientes al salir del hospital o de terminar en una residencia de ancianos. El delirium también comporta un sobrecoste para el sistema sanitario, que se calcula de unos 500 euros por ingreso.

Durante esta pandemia, el delirium ha sido y es una complicación bien reconocida de COVID-19, con tasas de incidencia del 25% al 37% en pacientes hospitalizados en planta y mayor del 65% en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Desarrollar un delirium durante la infección por COVID-19 también se asocia a un peor pronóstico, con mayor mortalidad, incluso tras ajustar por comorbilidad y gravedad de la enfermedad.

Medidas sencillas de prevención, que abarcan desde mantener una iluminación adecuada (luz de día, oscuridad de noche), garantizar el descanso nocturno, asegurar una correcta hidratación, orientar y recordar a menudo la fecha y la hora, uso de gafas o audífonos si se precisa y movilización precoz, son las actuaciones que han demostrado mejores resultados y por ello debemos insistir en implementarlas en los hospitales sin demora.

El delirium es uno de los grandes síndromes geriátricos y un reto para los profesionales sanitarios que atienden a las personas mayores. Se trata de un estado de confusión que aparece de forma repentina, habitualmente a raíz de un ingreso hospitalario, y que se caracteriza por un estado de mucha agitación, alucinaciones e hiperactividad hasta un estado comatoso o de mucha somnolencia.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus