10 de noviembre, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

El congreso de FESNAD celebrado de forma virtual ha contado con más de 500 asistentes que, durante 4 días, han debatido distintos temas relacionados con la alimentación, la dietética y la nutrición, entre los que han destacado la prevención de enfermedades y el tratamiento de ellas a través de la alimentación.

La Federación Española de Sociedades de Alimentación, Alimentación y Dietética (FESNAD) ha celebrado estos días su IV congreso bajo el lema “Una alimentación sostenible para una nutrición saludable”. Durante 4 días, más de 500 expertos en el ámbito de la nutrición y la alimentación han tenido la ocasión de debatir sobre áreas tan destacadas como la desnutrición en las personas mayores, la sobrealimentación de nuestra sociedad o el papel de la alimentación de la población en el contagio y evolución de pacientes con COVID-19.

Para la Dra. Ascensión Marcos, presidenta de la FESNAD, “Tras las más de 135 ponencias que se han impartido durante el congreso y la presentación de más de 200 pósters, podemos concluir que el gran desafío que tenemos en nuestro país, y podría decir que en el mundo, es poner obstáculos a la malnutrición, tanto por exceso como por defecto. Si conseguimos ponerle freno a la desnutrición de nuestros mayores y a la sobrealimentación de la población, podremos observar cómo la incidencia de muchas enfermedades decae de manera muy significativa”.

Y es que la desnutrición en las personas mayores conlleva también deshidratación, que incide de manera muy negativa en la capacidad cognitiva y en el sistema inmune. El hecho del deterioro del sistema inmune se agrava todavía más en la situación actual en la que vivimos, pues unas defensas bajas nos exponen aún más al contagio por la COVID-19.

Además, nuestros hábitos de vida nos están llevando a una sobrealimentación, a un mayor sedentarismo y a las alteraciones de sueño. Estos tres factores contribuyen a incrementar exponencialmente la prevalencia del sobrepeso y la obesidad, enfermedad relacionada con distintas enfermedades como las cardiovasculares, neurodegenerativas o el cáncer, entre otras muchas.  

Por este motivo, desde la FESNAD llevan mucho tiempo señalando que la solución pasa por fomentar la educación nutricional dirigida a toda la sociedad, desde los más pequeños hasta los mayores.

Para ello, la FESNAD hace un llamamiento a todos los agentes implicados en el mundo de la nutrición, instituciones públicas, profesionales de la salud, laboratorios farmacéuticos e industria alimentaria a trabajar conjuntamente en el fomento de la educación. “Solo si remamos todos en un mismo sentido, seremos capaces de ganar la batalla a las enfermedades relacionadas con la malnutrición, mejorando la salud global de los ciudadanos y redundando en un ahorro para nuestro Sistema Nacional de Salud” concluye la Dra. Marcos.

Calidad de la dieta y COVID-19 estrechamente ligados

Durante el congreso ha habido constantes debates sobre la relación de la calidad de la alimentación habitual de las personas con la evolución de cada uno de los pacientes contagiados por la COVID-19. Según la Dra. Marcos, “Se ha comprobado que la calidad nutricional de la dieta está estrechamente ligada con el sistema inmunitario de las personas. De hecho, se ha comprobado que las personas con mejor calidad de su dieta, desarrollaban la enfermedad con menor virulencia. El 70% de los individuos con obesidad y con COVID-19 requiere cuidados intensivos y ventilación mecánica invasiva y mayor riesgo de utilizar la UCI por lo que se pone de manifiesto la importancia de la prevención de la obesidad y la mejora del sistema inmune para que nuestro organismo esté mejor preparado para la enfermedad”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus