29 de septiembre, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La compañía dona una lavadora FX135 y una secadora TX9, dos máquinas ecológicas y de última generación destinadas al lavado de los Equipos de Protección Individual.

El Hospital Universitario La Paz ha escalado estos días a las portadas de los periódicos principalmente por dos noticias: ha conseguido resultados asombrosos en la recuperación en pacientes de edad avanzada ingresados por coronavirus mediante la utilización de terapias celulares que se emplean normalmente en pacientes oncológicos infantiles, gracias a la Unidad CRIS de Investigación y Terapias Avanzadas del hospital; y por haber sido el primer centro que ha realizado una extracción de órganos en la región de Madrid desde que se declarara el estado de alarma. La Paz está siendo, por otro lado, uno de los centros hospitalarios más afectados por la crisis de la COVID-19.

El 25 de febrero La Paz recibió al primer paciente con esta enfermedad y desde entonces, este estandarte de la sanidad pública española y que forma parte de la red de la Comunidad de Madrid, no deja de ser uno de los centros más afectados del país. Tanto es así que ha modificado sus instalaciones hasta dedicar prácticamente el 90% de las mismas a la crisis de la COVID-19.

Boaya, en su deseo por contribuir a la lucha contra la pandemia de una manera efectiva, ha donado al hospital una lavadora FX135 y una secadora TX9. Ambas máquinas ecológicas y de última generación están destinadas prácticamente al lavado de los EPI (Equipos de Protección Individual). Agradecemos la colaboración al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), así como al subdirector de Gestión, Matías Ruiz Garrido y al jefe de Hostelería, Mario Durán.

El lavado textil en centros hospitalarios es de vital importancia ya que la cifra de fallecidos sigue en aumento y los expertos no auguran una mejoría de la situación a corto plazo. Por tanto, la correcta higienización de la ropa es un factor clave para combatir enfermedades y evitar las infecciones nosocomiales, que son las que se adquieren durante la estancia en un hospital y que no estaban presentes ni en el período de incubación ni en el momento del ingreso del paciente en el centro.

Por eso, en Boaya están convencidos de que estas máquinas contribuirán a mejorar la calidad de la limpieza y a agilizar la higienización de las prendas en un contexto complicado como el actual.

Boaya, con más de 50 años de experiencia en el mercado y especializada en lavandería industrial OPL, se pone a disposición de los centros geriátricos y los hospitales para facilitarles asesoramiento personalizado con el fin de orientar las necesidades del sector hospitalario en el que tenemos ya una amplia experiencia profesional.

Actualmente Boaya dispone de dos centros logísticos y oficinas en Madrid y Barcelona, además de delegados comerciales distribuidos por toda la geografía española.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus