6 de enero, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Además de una crónica sobre las dos conferencias que celebraron en este centro, puedes leer una entrevista con su director, Juan José López González.

Con el fin de agradecer a sus residentes y familiares la confianza depositada en la residencia San Antonio de Bilbao durante estos tres años de andadura, decidieron organizar los pasados días 26 y 28 de noviembre conferencias y actividades.

El día 26 de noviembre contaron con Marije Goikoetxea, colaboradora de la residencia bilbaína desde los inicios, quien tiene un amplio curriculum como psicóloga, profesora en la Universidad de Deusto, doctora en Derechos Humanos y consultora experta en ética y miembro de varios Comités de Ética Asistencial y Sociosanitario, en concreto Comité de Ética en Intervención Social de la Diputación Foral de Bizkaia, quien nos habló sobre el “Acompañamiento a la fragilidad: necesidades emocionales de las familias”. La conferencia pretendió ayudar a aliviar los sentimientos de miedo, ira, tristeza, etc., que pueden surgir durante el acompañamiento al ser querido en el proceso de pérdida de facultades y en la aparición de nuevas necesidades.

Por su parte, el día 28 de noviembre estuvo en la residencia San Antonio el cocinero Josean Alija, quien tras un accidente de tráfico perdió el olfato y el gusto y con el tesón propio de quien ama su profesión, ha sido reconocido con una estrella en la Guía Michelin y 3 Soles en la Guía Repsol, posicionando el Restaurante Nerua en el Museo Guggenheim Bilbao como el 32º mejor restaurante del mundo según la prestigiosa revista Restaurant.

Josean Alija hizo una demostración de algunos de sus mejores platos, con productos de temporada y de la tierra para deleite y admiración de las más de cien personas asistentes a tan novedoso evento en un centro residencial para personas mayores. En palabras del propio Alija “Cocinar es una manera de sacar una emoción al exterior y compartirla”.

El chef elaboró un menú cóctel para los residentes y sus familiares, quienes pudieron disfrutar en compañía de la estrella Michelín de sus creaciones.

El proyecto San Antonio y sus tres años de andadura
Entrevista a Juan José López González, director de residencia San Antonio de Bilbao

¿Cómo surge el proyecto?

El proyecto surge de manera natural con la ilusión de crecer y expandir nuestro radio de actuación a Bilbao y con la idea fija de ofrecer un nuevo modo de hacer las cosas, desde el convencimiento de que existe otra manera de atender a las personas mayores, permitiéndoles continuar con su proyecto de vida, una atención basada en los gustos y preferencias de las personas usuarias, centrándonos en sus capacidades y apoyándoles en sus déficits y necesidades. Respetando su autonomía y dignidad. Una atención integral donde la persona es el eje de nuestra actuación y el motor que nos mueve. Con el objetivo de ofrecer a nuestros mayores lo que cada uno de ellos, como personas individuales y no como colectivo, entienden por calidad de vida. Todo ello dentro de unas instalaciones agradables y significativas.

Háblenos del Centro y de los servicios que prestan.

Escogimos este emblemático edificio con más de 70 años de antigüedad (1947), donde recoge el estilo arquitectónico del ensanche de Bilbao, al cual hemos dotado de un aire nuevo para dar calidad y calidez asistencial. Tiene 54 habitaciones que albergan 86 camas, con salones y comedores en todas sus plantas y una terraza exterior en el patio de manzana, con servicios y técnicas muy avanzadas para dar la máxima comodidad a nuestros residentes. Este edificio ha obtenido la Certificación LEED ORO de Eficiencia Energética.

Se trata de un moderno edificio rehabilitado, cómodo, a la vez que práctico y funcional, al que se le ha dado mucha importancia a la calidez y a la luz natural. Hemos buscado una decoración significativa para las personas usuarias, para que lo puedan reconocer como propio, en el que se encuentren atendidos y como en su casa, dividiéndolo en unidades convivenciales de 16 personas usuarias, que nos permite poder prestar una atención integral centrada en la persona y que favorece la integración e interacción de las personas.

Contamos con un amplio cuadro de profesionales sociosanitarios como médico, servicio de enfermería, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo, educadoras sociales, trabajadora social, además del apoyo de podólogo, farmacéutico y nutricionista.

¿De qué programas innovadores disponen?

Contamos con una Sala Sensorial adaptada a las necesidades cognitivas de nuestros mayores; donde trabajamos la estimulación cognitiva y el bienestar emocional a través de las últimas innovaciones tecnológicas y terapéuticas, a través de estímulos sensoriales como la iluminación, el sonido, los olores, los colores, … El espacio favorece un trabajo individualizado y totalmente personalizado hacia el residente, donde se le facilita su comunicación e incentivamos la exploración y mantenimiento de sus capacidades.

Es el denominado método Snoozelen que aporta beneficios demostrados y que supone una manera distinta de tratar los síntomas y de conectar con las personas. La estimulación Multisensorial o concepto Snoezelen son terapias que provocan el despertar sensorial, favorecen la comprensión de los otros, del mundo y de sí mismos partiendo siempre de las necesidades básicas de la persona usuaria, así como de su desarrollo real. Podríamos decir que se trata de controlar un estímulo para obtener una respuesta adaptada de la persona con la que trabajamos. El objetivo principal de la Estimulación Multisensorial es el de mejorar las condiciones de vida de las personas, trabajar las sensaciones, la comunicación y la percepción que son capacidades básicas del ser humano.

¿Hasta qué punto las nuevas tecnologías ayudan a mejorar la calidad asistencial de sus residentes?

Las nuevas tecnologías bien aplicadas nos ayudan a prestar un mejor servicio. Por un lado, están los sensores de movimiento en las camas y habitaciones lo que nos permite eliminar sujeciones y contenciones físicas en personas que se agitan durante la noche y ganamos en crear espacios seguros.

Por otro lado, están las nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento psicosocial, como la propia sala multisensorial y la realidad virtual. Integrar las tecnologías en la vida diaria de las personas mayores también ejerce un empoderamiento en ellas y pensar que por ser mayores no van a saber gestionarlas o integrarlas en su día a día es una visión muy edadista y un estereotipo que queremos romper.

Cuentan también con Centro de Día.

Efectivamente, nuestro Centro de Día tiene una capacidad para 40 personas y son cerca de 500 metros cuadrados integrados en la Residencia y es una alternativa al ingreso residencial. Cuenta con un amplio horario para facilitar a las familias la conciliación laboral y familiar, y transporte adaptado para quien lo solicite. El nombre que se le da comúnmente es Centro de Día, pero nosotros lo vemos como Residencia de Día por lo amplio del horario (de 08:30 a 20 horas), lo único que se diferencia es que las personas usuarias no pernoctan con nosotros, el resto se rige por la misma política que la Residencia, por lo que los servicios, actividades y filosofía es la misma.

En ocasiones, el ingreso en un centro residencial puede provocar emociones encontradas en los familiares. ¿Cómo gestionan esto?
No siempre es fácil para una familia el tomar la decisión de cambiar de domicilio. Todavía persiste la idea de abandono cuando lo que estamos haciendo es delegar el cuidado en profesionales y llegar hasta donde en casa no siempre llegamos. Se les trata con mucha empatía desde el principio intentando tranquilizarles por la decisión tomada y haciéndoles ver que es la mejor solución para que su familiar esté atendido de la mejor forma posible. Así pues, como familiares pasamos de “cuidar” a “disfrutar” de nuestro familiar en el amplio horario de visita que tiene el Centro. Por otro lado, hay que tener en cuenta que se trata de un régimen abierto y las personas usuarias pueden salir y pasar algunos días en su casa con su familia.

Es muy importante en este sentido la labor que desempeñan los psicólogos del centro en la acogida y adaptación a la nueva situación. La comunicación y trasparencia son claves para gestionar este cambio.

¿Cuáles son las cualidades que debe reunir un trabajador de Residencia San Antonio?

Es un trabajo que hay que desempeñarlo con cariño y profesionalidad, respeto, empatía y compromiso, sobre todo si queremos “hacer el bien”. Por eso, a parte de la capacitación técnica, el profesional de San Antonio debe ser una persona que tenga el compromiso ético de querer “cuidar bien” y genere un vínculo de confianza, hospitalidad, lealtad, prudencia, compasión…  Por eso, en las entrevistas de trabajo tenemos en cuenta la valoración de la calidad humana y vocación, más que un curriculum extenso, ya que son cualidades que no se aprenden, se tiene o no se tiene.

Para ello es fundamental un buen programa formativo interno en el que se desarrollen estas y otras virtudes y se trasmitan los valores de la organización y nuestra vocación por el cuidado.

¿Qué es lo más gratificante de esta profesión?
En el día a día son muy gratificantes los agradecimientos y el amor que nos profesan las personas residentes y sus familias. Al tratarse de una convivencia, se establece un vínculo afectivo muy fuerte. Cuando les oímos decir que esta es su casa, sabemos que hemos conseguido nuestro objetivo.

¿Tienen algún proyecto a corto plazo?

Nuestro principal proyecto es mantenernos como referente de la calidad en el sector, por lo que tenemos que seguir trabajando muy duro.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus