19 de noviembre, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las guías lineales drylin y los cojinetes de fricción iglidur proporcionan un ajuste libre de lubricación de un exoesqueleto para pacientes que han sufrido un ictus.

Muchos pacientes que han sufrido un derrame cerebral también sufren de hemiplejía (parálisis parcial). Los exoesqueletos como Harmony, creado por la empresa Harmonic Bionics, pueden contribuir a reconstruir los nervios dañados de los brazos y hombros. Para poder adaptar rápidamente el sistema robotizado a los diferentes tamaños de cuerpos en fisioterapia, los diseñadores confían en la tecnología de los cojinetes de Igus: ligeros, libres de lubricación y sin mantenimiento.

Cada año 16 millones de personas en todo el mundo sufren un ictus. Para contribuir a la rehabilitación de los pacientes durante las sesiones de fisioterapia, la empresa americana Harmonic Bionics ha desarrollado un exoesqueleto para curar lesiones musculares con el apoyo de la National Science Foundation. El robot llamado Harmony alivia la articulación del hombro y maximiza el rango de movimiento del paciente. De esta manera, el sistema permite una terapia natural y completa para los brazos. Para lograrlo, Harmony se basa en la terapia de entrenamiento bilateral. El robot registra los movimientos del brazo sano y los sincroniza con el lado afectado por el ictus para ayudar a restaurar los nervios. Para que el exoesqueleto se mueva con el cuerpo humano, el eje del robot debe estar correctamente adaptado al paciente, porque un ajuste incorrecto podría provocar lesiones en las articulaciones. Para una rápida adaptación de Harmony, los diseñadores recurrieron a guías lineales y cojinetes de fricción de Igus, el especialista en plásticos para movimiento.

Libres de lubricación y rápidamente ajustables

Los sistemas de guiado lineal drylin T y drylin R, los cojinetes lineales drylin R y los cojinetes de fricción iglidur permiten un fácil ajuste del sistema a la altura, la longitud del brazo y la anchura del hombro del paciente. Los cojinetes de polímero hechos del material de alto rendimiento iglidur J se distinguen por su alta resistencia al desgaste y su larga vida útil. Al no necesitar lubricación externa, los cojinetes están completamente libres de mantenimiento, son limpios, higiénicos e idóneos para la tecnología médica. Todos los componentes están hechos de materiales ligeros como el plástico y el aluminio. El diseño es tan compacto que permite integrarse al diseño delgado del robot. "Gracias al uso de la tecnología cojinetes de polímero Igus, el exoesqueleto puede adaptarse al paciente en segundos", explica Rohit John Varghese, director de Investigación y Desarrollo en Harmonic Bionics.



Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus