22 de junio, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

El presidente de la Federación de Residencias de Mayores, sin ánimo de lucro, se muestra muy contento después de su comparecencia en el Grupo de Trabajo sobre Políticas Sociales y Sistemas de Cuidados del Congreso de los Diputados y nos invita a participar en la XVII Convención Virtual de su Organización que arranca el día 23 de junio, “para seguir defendiendo a los más débiles”.

“Desde Lares vamos a estar presentes en cualquier foro, por incómodo que pueda resultar, para muchos, escuchar nuestras legítimas reivindicaciones. Nuestra fuerza arranca del compromiso que tenemos con las personas a las que cuidamos: Son más de 54.000, y ellas, que son las más débiles, también, han sido las grandes olvidadas, antes, durante y después de esta pandemia”.

Así se expresa, Juan Ignacio Vela, presidente de una federación, sin ánimo de lucro, que asocia a más de 1.000 residencias de mayores, personas en situación de discapacidad o riesgo de exclusión y atención domiciliaria, distribuidas por toda España.

“Ahorramos al Estado 228 millones de euros al año. Y nuestra actividad representa el 0,1% del PIB de España, con una cifra de 1.045 millones de euros anuales. Es muy decepcionante que nadie, o casi nadie, se acuerde de nosotros. El pasado viernes, participamos en la Comisión del Congresos de los Diputados, y denunciamos que no puede volver a ocurrir lo que ha pasado. Ya está bien de que lo social, siempre esté supeditado a lo sanitario. Ya está bien de que no se respeten los criterios de los servicios sociales, a costa de la salud emocional de las personas. Ya está bien de repetir que tenemos el mejor sistema sanitario del mundo. No es cierto. Y su mal funcionamiento ha arrollado a todo lo social. Así no vamos a ninguna parte. Y debemos aprender para no volver a los mismos errores.”

Vela advierte de la necesidad de disponer de un Plan para la Dependencia del Tercer Sector, en la línea de los que se están lanzando para rescatar a la automoción, la hostelería, el turismo… “en nuestro sector, también, tenemos personas, familias y trabajadores. De hecho, vivimos un bloqueo del sistema de dependencia por el estrés administrativo derivado de la burocracia que impide a los dependientes acceder al servicio que ya se las ha sido concedido legal y oficialmente por las Autoridades. Se vulnera el derecho de la persona, y se pone en peligro la viabilidad de las Entidades. ¿Dónde está el Plan para la Dependencia del Tercer Sector? Es de máxima urgencia.”

Lares y sus 35.000 profesiones y 11.000 voluntarios son la única garantía de cooperación real con los Servicios Públicos. Lares es la única garantía de que nadie se quede atrás, porque llega a donde no está lo público, y porque llega donde a lo mercantil no le es rentable”, afirma Juan Ignacio Vela, que también, señala “somos la garantía de la compensación territorial, del servicio digno que no discrimina entre lo rural y lo urbano. Nosotros tenemos en el centro de todo, a las personas, y da igual dónde viven y cuál sea su estatus económico”.

La Federación Lares defiende un modelo futuro para los Mayores y para la Dependencia, que tenga su marco en el hogar. Fidelidad máxima a su frase de “Somos hogares, no hospitales” que se ha propagado por el sector como un testimonio vivo de dignificación de los cuidados y de los cuidadores.

Lares cree en la atención domiciliaria, en la atención comunitaria. Las personas quieren vivir en lo más parecido a una casa. Y lo más parecido a una casa es… ¡su casa!”, afirma con sentimiento Vela, que recuerda “las Residencias de Mayores deben ser la última alternativa por si no se puede atender en el propio domicilio”.

“Nosotros pensamos que el trato digno a las personas mayores y en situación de dependencia, es fundamental que arranque con un trato digno a los profesionales que les cuidan. Mejores formaciones, más cualificación, más prestigio social de esa labor (porque cuidar no lo puede hacer cualquiera), y por supuesto, más salario. El 92% de las profesionales de este sector son mujeres y no hay mejor política social y feminista que abordar una dignificación de estas trabajadoras que tanto bien hacen a la sociedad. Necesitamos 1.000 millones de euros, cada año, de aquí a 2030, para atender con buenos servicios y profesionales a las personas que serán dependientes en esa fecha”, concluye el presidente de Lares.

Estas medidas y otras muchas, serán objeto de debate durante XVII Convención Virtual de Lares, (23 y 24 de junio), que va a suponer el primer encuentro internacional del sector sobre la crisis del COVID-19.

Juan Vela nos invita a participar e insiste en que “necesitamos el punto de vista de todos. Ya tenemos confirmados los de los profesionales que lo han vivido en Italia, y en otros países con focos muy fuertes, pero queremos abrirlo a la sociedad para que todo aquel que pueda aportar, lo haga. Es una convención abierta, donde los mejores expertos van a marcar la pauta del futuro de la Dependencia. Es nuestra obligación: liderar y anticiparnos. Somos la voz de la dependencia, y necesitamos que nos multipliquen la voz. Con la participación masiva, nos acercamos un poco más a nuestro anhelo de defensa de los Mayores y Dependientes: ¡No nos hagan invisibles!”, así concluye Juan Vela que, durante la pandemia ha estado trabajando en primera línea en el Centro de Positivos de COVID-19 de Gea de Albarracín, en Teruel.

Juan Ignacio Vela Caudevilla, presidente de Lares, no habla de oídas… “aún me huelen las manos a lejía” comentó en un corrillo en el Congreso de los Diputados. Todos se quedaron en silencio.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus